NO DEFORMES TUS FOTOS, APRENDE A REDIMENSIONARLAS

A todos nos ha pasado. Tienes la foto perfecta, pero no encaja bien en el espacio donde la quieres colocar. La plantilla de tu blog no permite imágenes cuadradas; o el slideshow de la home de tu web es demasiado alargado; o las fotos de tus productos no siempre quedan bien encuadradas en el listado de tu tienda online, etc.

Cada caso puede tratarse de manera diferente, te mostramos las soluciones posibles… y lo que no deberías hacer jamás.

Imagina que tienes esta foto y necesitas colocarla en un espacio cuadrado:

post-01

 

OPCIÓN 1: DEFORMAR

Si el espacio del que dispones es distinto al formato de la imagen, la solución fácil es achatar o estirar la foto, pero, ¡cuidado! esta es la peor opción de todas y NO deberías hacerlo jamás. Si deformas tu logo o tus fotos, tu imagen y tu web pierden calidad. Parecerá que descuidas tu web y dará una impresión “cutre”.

post-02

 

OPCIÓN 2: CENTRAR

Centrar la imagen suele ser la mejor opción en la mayoría de casos. Esto significa que los lados de la foto se recortarán un poco, pero casi siempre podremos prescindir de un trozo. El encuadre de la foto queda centrado en el espacio disponible. Sería algo así:

post-03

 

OPCIÓN 3: AJUSTAR

De esta manera metemos la imagen entera en el espacio que tenemos. No se recorta ni se deforma, pero quedarán unos márgenes rellenando el espacio sobrante. Esta opción es menos estética que la anterior, pero es la solución adecuada cuando es importante mostrar la imagen completa.

post-04


¿Tienes más dudas? Si necesitas ayuda o tienes cualquier problema con la gestión de tus imágenes en la web, contacta con nosotros.

Sitelicon
sitelicon@gmail.com