LA IMPORTANCIA DE TENER UNA BUENA IDENTIDAD CORPORATIVA

Parece que eso de tener una identidad corporativa es cosa de grandes empresas. Se suele pensar que para las empresas pequeñas, con tener un logo “es suficiente”. Pero en realidad, contar con una guía de estilo es algo muy útil, para cualquier empresa y puede influir mucho en su éxito.

Un manual de identidad corporativa o guía de estilo es un documento que recoge los aspectos visuales de una marca. En este documento se especifican las líneas maestras que ayudan a componer y consolidar la imagen de la empresa.

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CONTAR CON UNA BUENA IDENTIDAD CORPORATIVA?

 

Se da valor a la marca y a la empresa.

Si cuidas tu imagen, aumenta la calidad percibida de los productos y/o servicios de la empresa.

 

Ayuda a posicionar la marca en el mercado.

Si la imagen que proyecta la empresa resulta atractiva, ayudará a tu marca a posicionarse mejor.

 

Influye en la «popularidad» visual de la marca.

Ayuda a distinguirse visualmente de la competencia, y a que la marca sea reconocida y recordada por los usuarios o consumidores fácilmente.

 

Ahorra costes de estandarización.

Contar con una guía y unas reglas básicas te ahorrará tiempo, energía y dinero.

 

Acelera y simplifica la introducción de cambios o novedades en la empresa.

La guía ayuda a introducir las novedades o cambios enfocados en una misma dirección y a mantener la consistencia de tu marca a lo largo del tiempo.

 

Facilita las labores de comunicación y marketing de la empresa.

La comunicación interna y externa de la empresa se simplifica y se garantiza la consistencia. Crear una web, newsletter, redes sociales, tarjetas, cartelería, folletos, etc. que estén en sintonía es mucho más sencillo si te basas en una guía de estilo.

 

Todo esto hace que, internamente, mejore la confianza del equipo y la calidad de los procesos de trabajo, repercutiendo en la calidad final de los productos y servicios.

 

¿QUÉ ELEMENTOS BÁSICOS DEBE CONTENER, AL MENOS, UNA GUÍA DE ESTILO?

 

Logotipo

Es la cara más visible y seña de identidad de tu marca. La guía debe determinar su composición; los tamaños mínimos a los que se puede reproducir el logotipo, tanto en pantalla como en soporte impreso; el área mínima que debe respetarse alrededor del logo para garantizar su visibilidad; versiones para los distintos usos o contextos.

 

Tipografía

Es importante establecer una o varias tipografías que se utilizarán en cualquier comunicación o material de marketing de tu marca.

 

Colores

Normalmente el logotipo marca la gama de colores corporativos, aunque ésta no tiene por qué ceñirse a los colores del logo. La guía debe especificar bien la información de uso del color para web y para impresión con los códigos correspondientes.

 

Usos inadecuados

La guía también debe incluir los usos que no se deben hacer del logotipo, para evitar que tu marca se muestre de una forma incorrecta o no deseada.

 

Otros elementos

La guía también puede incluir aplicaciones, con especificaciones y ejemplos (papelería, publicidad, redes sociales, web, app…); guía web  (retícula, jerarquía tipográfica, botones…); glosario de términos específicos… Y cualquier elemento que sea necesario para la comprensión y correcto uso de la marca.

 

Una guía de estilo no es un documento estático, sino que debe adaptarse y crecer a medida que la empresa y la marca evolucionen. Con el tiempo pueden surgir nuevas necesidades  y los cambios o los nuevos elementos también deben incluirse en la guía.
En Contrabase podemos ayudarte a componer tu identidad corporativa. ¿Quieres ver algunos ejemplos?

Sitelicon
sitelicon@gmail.com